En medio de algunos aplausos frente a la sala por la que pasaron familiares, amigos y exfuncionarios, este jueves terminó el velatorio de Carlos Reutemann en Santa Fe. Por la mañana se retiraron los últimos visitantes y partió el cortejo fúnebre para la despedida final.

//Mirá también: Así fue la histórica carrera en la que Carlos Reutemann se quedó sin nafta en la vuelta final

Minutos después de las 10, el coche que trasladaba los restos del “Lole” se alejó rumbo al cementerio privado Lar de Paz. Desde la tarde del miércoles pasaron por allí varias autoridades entre las que se destacó Rafael Gutiérrez, integrante de la Corte Suprema de la provincia y primo de la primera esposa de “Lole”.

Los restos del legislador fueron trasladados hacia un cementerio privado de Monte Vera.@lt9lider | Twitter

El funcionario judicial sostuvo que no fue ministro sino como “amigo personal” del fallecido senador nacional. También visitaron a sus parientes el exministro Juan Carlos Mercier y ministra de Igualdad, Género y Diversidad de Santa Fe, Celia Arena, quien trabajó con Reutemann en su etapa como gobernador.

//Mirá también: “Papá se fue en paz”, así confirmó Cora la muerte de Carlos Reutemann

El cortejo fúnebre que partió desde la sala velatoria Serca y tenía como destino final un cementerio ubicado en Monte Vera, al norte de la capital provincial. Allí estaba prevista una última ceremonia reservada a familiares cercanos del legislador, quien murió a los 79 años en un sanatorio privado.

La Bandera y su nieto junto al féretro

En medio del duelo nacional decretado por 48 horas a raíz del fallecimiento del expiloto de Fórmula 1, uno grupo integrado por los familiares más cercanos de Reutemann llegó al Cementerio Lar de Paz poco antes de las 11 de la mañana. Su nieto acompañó el traslado del féretro hasta el lugar de la ceremonia religiosa.

El Cementerio Lar de Paz en Monte Vera fue elegido para la sepultura de los restos del expiloto de Fórmula 1.Juan José García | Clarín

Ante la presencia de exfuncionarios, amigos, dirigentes del Partido Justicialista (PJ) y el juez Gutiérrez, entre otros, un sacerdote tomó la palabra para la despedida a cielo abierto. Allí colocaron una bandera argentina para el entierro y el último adiós después de la larga internación que el “Lole” transitó en la capital provincial.