Casi en simultáneo con un comunicado oficial del Ejecutivo provincial, Omar Perotti negó con sus propias palabras que su familia haya recibido la vacuna contra el coronavirus. El gobernador ofreció realizar análisis médicos para la desmentida de la noticia publicada este sábado.

“Es una mentira, una acción difamatoria”, afirmó el rafaelino a la noche para responder a la acusación de que sus seres queridos habían tenido acceso privilegiado al medicamento. A continuación exigió “la rectificación inmediata del medio que publicó la falsa noticia y de todos aquellos que luego la reprodujeron”.

Más temprano, el ministro de Gestión Pública de Santa Fe, Marcos Corach, se había pronunciado en términos similares para denunciar la falsedad de la historia en la cabecera del departamento Castellanos. La réplica por redes sociales fue el prólogo de un escrito tajante en la misma línea de parte de la Secretaría de Comunicación Social de la provincia.

“Tanto el gobernador como su familia están dispuestos a realizarse el test correspondiente que permita determinar fehacientemente la verdad: que ninguno de ellos fue vacunado. Incluso la madre del gobernador, a punto de cumplir 90 años, está dispuesta a asumir el riesgo de concurrir a un centro de salud para demostrar la absoluta falacia de las acusaciones”, aseguraron.