La Justicia santafesina abrió una investigación sobre la muerte del principal imputado por el homicidio de Hugo Oldani. Se trata de un joven de 22 años que estaba en prisión bajo sospecha de haberle disparado al empresario en un local céntrico de la capital provincial.

//Mirá también: Denuncian por lavado de activos a la agencia de turismo de Hugo Oldani

A más de un año y medio del asesinato y la controversia en torno a las medidas para esclarecerlo, el presunto tirador falleció en la cárcel de Las Flores. Personal penitenciario reportó que fue hallado sin vida en su celda y a partir de allí hicieron la denuncia ante el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

El muchacho se encontraba bajo prisión preventiva desde abril de 2020, cuando lo imputaron por el crimen junto a otras dos personas. Según la evidencia recabada hasta ese momento, Cristian Figueroa fue la persona que ingresó al local de Galería Rivadavia con un arma de fuego para asaltar a la víctima de 73 años.

//Mirá también: Se conoció el escalofriante video del ataque mortal al empresario Hugo Oldani

En primera instancia, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) planteó que el suicidio es una de las hipótesis en torno al deceso del supuesto delincuente. A partir de allí solicitaron la autopsia del cuerpo en paralelo con otras medidas probatorias para inspeccionar el lugar donde se encontraba alojado.

Fuentes judiciales detallaron que el sospechoso estaba en una celda de castigo y no trascendieron indicios de la intervención de otra persona para matarlo.

La “cueva” detrás del intento de robo

Figueroa estaba acusado del homicidio de Oldani en un intento de robo cometido junto a cuatro cómplices, entre ellos una mujer que al momento del hecho tenía 17 años.

Oldani era titular de una agencia de viajes que funcionaba en la zona bancaria de Santa Fe, pero las actividades de ese negocio derivaron en una investigación de la Justicia federal, ya que se sospecha que funcionaba como “cueva” financiera.

De hecho, en abril pasado, el juez Marcelo Bailaque procesó a diez imputados, incluida la hija del empresario, Virginia Oldani, por supuesta “intermediación financiera no autorizada”.

En el marco de la investigación del crimen están en prisión preventiva la mujer que era menor de edad y los sospechosos Brian Damiani, Juan Manuel Rufino y Andrés Kaipl.