El río Paraná volvió a descender y la altura en Santa Fe quedó en 58 cm, la marca más baja del año. Esta marca está a 10 centímetros de la más baja registrada en el 2020, marca récord en los últimos 50 años. Ante este panorama desde Agus Santafesinas SA (Assa) piden “racionalidad” para garantizar el servicio.

//Mirá también: Sin lluvias para las próximas semanas se acentúa la bajante en el Paraná

Carlos Ramonell, docente e investigador de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral (FICH-UNL), según detallan desde la UNL, explicó que la bajante normalmente se registran entre los meses de agosto y septiembre u octubre, pero con la situación actual advierte que “los caudales y niveles bajos de esos meses serán más acentuados que los actuales”.

Bajante del río Paraná en Santa Fe.@GMALFARO | Twitter

El mes de julio será especialmente crítico, con afectación a todos los usos del recurso hídrico, especialmente la captación de agua fluvial para consumo humano”, detallaron el pasado martes desde el Instituto Nacional del Agua (INA), y señalaron que los registros podrían ser históricos, alcanzando los de 1944.

Aguas Santafesinas advierten sobre posible escases de agua

La bajante del Paraná hizo que desde la empresa tuvieran que sumar bombas para seguir garantizando el suministro de agua, pero advirtieron que si esta situación sigue empeorando, se deberá racionalizar el consumo.

Bajante del río Paraná en Rosario.@CIOR_Rosario | Twitter

Guillermo Lanfranco, señaló en Telenoche (El Tres), que “realmente es un fenómeno extraordinario”, y que “en el caso del suministro de agua, es un riesgo importante porque modifica totalmente las posibilidades que tenemos de captar agua para potabilizar”.

//Mirá también: Se viralizó video de derrumbe en la isla del río Paraná con el fuego prendido

Para afrontar esta situación sumaron un equipo para ampliar la capacidad, y en julio se prevé sumar dos bombas más. “Estamos pidiéndole a los usuarios que hagan un uso racional del agua, lo más cuidadoso posible”, dijo el vocero de Assa.

Advierten sobre la circulación en el río Paraná

Ramenell remarcó que el río en esta situación representa peligro tanto para transitar de a pie como en vehículos por la laguna Setúbal ya que el suelo puede no estar firme y “los hundimientos sean bruscos y no graduales. Por lo tanto, es arriesgado caminar sobre la laguna, así como transitar con autos”.

El suelo no es homogéneo, sino que presenta zonas con sedimentos antiguos y resistentes y otras con fangos muy blandos de depositación reciente. De este modo, puede ocurrir que se esté transitando cómodamente en terreno firme y de repente caer en pozos de dragado, como los cercanos a la costanera oeste”, explicó el investigador.