La Fiscalía detalló lo que ocurrió la última vez que el hombre abusó de la joven y que derivó en la captura.


Un hombre de 42 años cuyas iniciales son FGB fue condenado a diez años de prisión de cumplimiento efectivo por abusar sexualmente de su hija con discapacidad mental en la ciudad de Ceres. La resolución se dio en el marco de un juicio abreviado.

La condena fue por la autoría del delito de abuso sexual con acceso carnal reiterado agravado por el vínculo y la fiscal que investigó los ilícitos fue Flavia Burella de la Unidad de Violencia de Género Familiar y Sexual.

La Fiscalía detalló que “los abusos se dieron en forma reiterada y en el marco de una relación paterno-filial. La joven vivía con su padre, su hermano y la conviviente del condenado. En este contexto, FGB se aprovechó de la capacidad restringida de la víctima quien padece un retraso mental leve”.

Burella comunicó que “el último hecho fue la noche del domingo 21 de enero de este año en el domicilio familiar. El condenado se benefició de la ausencia de los otros integrantes de la familia y, llamó a su hija a la habitación ofreciéndole dinero para ir a comprar gaseosas”.

La fiscal manifestó que “una vez que la joven ingresó, la tomó del brazo y la tiró sobre la cama. La víctima se resistió mientras que su padre la amenazaba y abusaba de ella”.





Comentarios