Al menos una docena de personas sufrió mordeduras la tarde del viernes sobre la laguna Setúbal.


Un total de 20 personas fueron atacadas por palometas en la laguna Setúbal mientras combatían el calor del fin de semana. Pese a que sus costas no fueron habilitadas como balnearios, hubo gran cantidad de personas que se acercó al espejo de agua frente a la bajante que experimenta todo el sistema del río Paraná.

Voceros de Defensa Civil atribuyeron la irrupción de los peces a las altas temperaturas, ya que es en esas condiciones cuando se aproximan hacia las orillas.

Un relevamiento efectuado este domingo arrojó que hubo 12 personas heridas en la tarde del viernes y otras ocho en la jornada anterior. Ante este resultado, los guardavidas colocaron banderas rojas en las playas de la Costanera Este.

Los peces carnívoros suelen aparecer cuando la bajante coincide con días de alta temperatura.

De todas formas, la bajante del río hizo que las autoridades inhabilitaran las playas de la capital provincial para bañarse, lo que restringe las alternativas para evitar el golpe de las altas temperaturas de fin de año.

Por otra parte, el análisis de las aguas indicó que la bajante incide de manera negativa en su calidad, con elevada presencia de microorganismos.

Las personas atacadas por las palometas presentaron heridas en pies y manos y no hubo casos de gravedad, por lo que recibieron curaciones y fueron dadas de alta.

En Santa Fe actualmente no hay balnearios habilitados, salvo los piletones de los parques Garay y Sur. En cambio, hay playas que sí pueden utilizarse en las ciudades vecinas de San José del Rincón y Santo Tomé y en la localidad de Sauce Viejo.




Comentarios