El ministro de Salud Carlos Parola anunció este miércoles que el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) de Santa Fe aspira a convertirse en proveedor de misoprostol a nivel nacional. Actualmente el medicamento utilizado en casos de abortos no punibles se distribuye en la provincia, pero requiere autorización para llegar a otros puntos del país.

El funcionario peronista dio "por descontado" que el trámite legal llegará a buen puerto luego de la sanción del nuevo protocolo para interrupción legal del embarazo (ILE), al cual adherirán como en actualizaciones previas bajo la gestión del Frente Progresista. Así confirmó que buscarán agilizar el pedido para obtener el visto bueno de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) o bien de sus pares nacionales.

Ante la consulta de El Ciudadano, el titular de la cartera destacó: "Vamos a pedir que nos compren todos los productos que puedan y fabricamos, incluido el misoprostol". El LIF actualmente elabora 40 fármacos y recientemente ganó nuevas licitaciones para abastecer al Instituto Nacional del Cáncer entre otros.

Los comprimidos empleados para realizar un aborto seguro en los términos definidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuestan 80% menos que los de los dos laboratorios privados autorizados en Argentina. El stock actual en Santa Fe es de 170.000 unidades, entre siete y ocho veces más que el total anual de demanda en la provincia.