Después de vivir una verdadera fiesta en Asunción más allá de que el resultado no lo favoreció, el hincha de Colón que postergó un trasplante por la final de la Copa Sudamericana ingresó este martes al quirófano. Acompañado por su padre, Gonzalo Herrera compartió una selfie y un emotivo texto previo a la cirugía.

"Mi viejo es un nueve, ese centrodelantero goleador que siempre te salva las papas", expresó el fanático sabalero en clave futbolera luego de que ambos se internaran para la operación programada que retrasó por el viaje a Asunción. El joven dijo presente en la cancha de Cerro Porteño el último sábado y cumplió con su objetivo más allá de la derrota del Negro ante Independiente del Valle.

Gonzalo estuvo en las tribunas de La Olla junto a decenas de miles de sabaleros. (@ggonzaherrera)

El agradecimiento público a Horacio apareció online a última hora del lunes, cuando faltaban pocos preparativos para darle un riñón a su hijo. Al margen de la pasión por Colón, el santafesino recordó que su padre "se morfó horas de estudios y otras cosas" desde que se ofreció como donante.

"A este partido hay que ganarlo como sea, huevos nos sobran", fue la frase que escuchó Gonzalo de boca de su papá cuando supo que sus órganos ya no respondían. Antes de la intervención le dejó a sus amigos y seguidores un mensaje optimista: "Cómo no voy a estar tranquilo para lo que viene si lo tengo a mi lado y, mucho más, si voy a tener una parte suya en mi cuerpo".