El gobernador consideró que la violencia de género requiere un abordaje en el ámbito social para prevenir los crímenes.


El gobernador Miguel Lifschitz se mostró dolido este lunes a partir del asesinato de una enfermera del Hospital Cullen en la ciudad de Santa Fe. “Nos golpeó a todos directamente porque se trata de una profesional del sistema público de la ciudad”, afirmó este lunes sobre la muerte de María Cecilia Burgadt.

En una conferencia de prensa antes de sentarse a la mesa del Consejo Económico y Social, el dirigente socialista consideró que el caso tuvo “un desenlace fatal y muy conmovedor”. A nivel general subrayó que “hay muchos casos de violencia y de femicidios que son parte de un fenómeno social complejo”.

Más allá de que reconoció que el tema “debe abordarse en el ámbito policial”, el mandatario insistió en que la problemática que tiene como víctimas a las mujeres precisa una respuesta “sobre todo social“. El hecho es uno de los cuatro crímenes registrados en 48 horas en diferentes puntos del país.

Burgadt tenía 42 años y fue hallada sin vida el sábado pasado en una pensión ubicada sobre la calle 4 de Enero al 8900. Por el asesinato fue detenido un sospechoso de 49 años a quien este martes imputará el fiscal Andrés Marchi, encargado de la causa.




Comentarios