Representantes del gobernador electo hicieron hincapié en esclarecer la situación económica de cara a diciembre.


Con cinco meses por delante y las elecciones nacionales en el medio, autoridades del Ejecutivo provincial recibieron a dirigentes aliados al gobernador electo Omar Perotti para organizar el cambio de mando en diciembre.

El anfitrión designado por el actual mandatario Miguel Lifschitz fue el ministro de Gobierno y Reforma del Estado Pablo Farías, quien recibió a una comitiva de cinco dirigentes peronistas encargados de allanar el camino para la transición. En la víspera, el rafaelino se reunió a cenar con Alberto Fernández como parte de la campaña electoral del Frente de Todos.

Al término de la charla, Rubén Michlig señaló que el pedido de informes “hace hincapié en la situación económica y financiera que se va a heredar” a fin de año. El ex ministro coordinador en la última gestión de Jorge Obeid aseguró que la predisposición del funcionario socialista “fue plena” y agregó: “En algunos casos avanzamos verbalmente sobre algunas cuestiones como la de Iapos”.

La reunión fue programada para las 10.30 en la Casa Gris y hacia el mediodía se supo que los integrantes del Partido Justicialista (PJ) entregaron una lista de varias carillas para obtener datos sobre obras, el estado de la deuda y títulos públicos y la ejecución del presupuesto 2019. También se refirieron al déficit de la Caja de Jubilaciones, los recursos correspondientes al Fondo de Obras Menores y el Fondo de Financiamiento Educativo.

Los senadores departamentales Alcides Calvo y Armando Traferri se sumaron a la mesa de diálogo con el diputado provincial Roberto Mirabella y Silvina Frana, quien representa al sector de María Eugenia Bielsa. Todos firmaron un comunicado en el que pidieron a la administración actual que se extremen los esfuerzos para cumplir con el régimen de responsabilidad fiscal y buenas prácticas en lo que resta del mandato.






Comentarios