La elección del presidente del Concejo Deliberante en General Alvear desató una tormenta interna en el radicalismo local y culminó con la salida de seis funcionarios del gabinete del intendente Walther Marcolini.

La ruptura de los sectores que eran aliados desde que ganaron la comuna en 2015 tiene como protagonistas al jefe comunal alvearense, el grupo NAR (Nueva Alternativa Radical) hoy con el senador Leo Viñolo como referente principal, y el sector que lidera Alejandro Molero, actual presidente del Iscamen.

Desde las filas marcolinistas tomaron como una traición que no le dieran el aval a Patricia Salice para continuar un año más al frente del Concejo y luego de la elección de José Morán, que responde a Molero, el cacique sureño solicitó la renuncia de los seis funcionarios del gabinete que pertenecen a los espacios, ahora enemigos.

De un día para el otro, Marcolini solicitó la renuncia de Hugo Molina que estaba a cargo de Inspección General, Carlos Pía director de Gestión Ambiental, Viviana Villatoro de la Asesoría de la Mujer, Juan Tieppo de la oficina de Juventud, Ángel Martínez director de Servicios Públicos, y José Luis López del área de Desarrollo Económico.

Esta no es la primera vez que hay disputas internas  de este calibre, el año pasado también hubo un tire y afloje, principalmente entre Marcolini y Molero, que involucró la presidencia del cuerpo y también la del partido a nivel local, sin embargo nunca pasó a mayores.

“Él antes se quedó con todo (por el intendente) y los demás seguimos acompañando, por eso esto de ahora no se entiende”, comentó un radical que todavía mira azorado lo que ocurrió.

Hay quienes observan la movida del jefe comunal y directamente la ligan a las elecciones legislativas pensando en que Marcolini vaya por la mayor cantidad de puestos en la boleta.

“Esto puede que haya estado pensado de antes y la elección del presidente del Concejo le sirvió de excusa”, fue la teoría que lanzaron por los aires.

Pensando en los armados de listas para los comicios legislativos, el detalle importante es que los dos sectores con los que el intendente entró en pugna (el grupo NAR y Alejandro Molero), tienen una fuerte vinculación con el ex gobernador y actual presidente de la UCR nacional, Alfredo Cornejo.

Desde el riñón del cacique alvearense aseguran que había solicitado mantener a Salice al frente del cuerpo previendo que este es un año muy político, por las elecciones, y su representante en el Concejo sería una muestra principalmente hacia afuera de unidad y fortaleza. Además en los años siguientes podían alternar para colocar a la autoridad máxima del cuerpo. Pero “vinieron a imponer a Moran porque ya tenían los votos y no aceptaron ninguna opción”, dijeron.

Eso si, desde el núcleo duro de Marcolini reconocieron que tanto el grupo NAR como Molero estaban advertidos de lo que iba a suceder si seguían adelante con la postulación del concejal molerista.

Por ahora desde la comuna no hay muchos detalles y solamente se sabe que este miércoles Marcolini presentará a los nuevos funcionarios y se espera que también brinde una explicación.