La muerte de Viviana Villegas (49) a manos de delincuentes que entraron a robar a su quiosco un par de milanesas y cervezas caló hondo en la comunidad alvearense.

El domingo por la noche la familia y vecinos se movilizaron por el centro de General Alvear pidiendo justicia pero el reclamo no estuvo solamente circunscripto a un grupo reducido sino que se hizo propio en los hogares del General Alvear y el lunes por la noche ganaron la calle en un reclamo generalizado por el esclarecimiento del hecho pero sobre todo para pedir por más seguridad en Alvear.

La verdad que la gente nos apoya mucho y se ha sumado. Acá pedimos justicia pero también por todo ya que lo que nos pasó a nosotros le puede pasar a cualquiera”, dijo Mauricio Cirica (32) hijo de Viviana Villegas.

Más de 1.000 personas salieron a la calle a pedir justicia y más seguridad. Municipalidad de General Alvear

A las nueves de la noche la gente comenzó a agolparse en el kilómetro cero de Alvear y unos minutos después marcharon por la principal avenida céntrica hasta el palacio comunal.

Más de 1.000 personas se sumaron al reclamo y de la partida también fue parte el intendente Walther Marcolini, sus funcionarios, concejales y empresarios nucleados en la Cámara de Comercio.

“No podemos dejar que esto siga pasando, acá le puede pasar a cualquiera”, dijo Mabel que estaba junto a su pequeño bebé.

“Tienen que ir presos, no importa la edad, es un crimen aberrante el que cometieron y para llevarse unas cervezas y milanesas, es una locura, que paguen lo que hicieron”, dijo don Alberto que desde que escuchó lo sucedido decidió sumarse a la manifestación.

El hecho ocurrió en la madrugada del domingo, los delincuentes irrumpieron en el domicilio de calle 5 y L donde Viviana Villegas tenía un quiosco y al encontrase con la mujer le dieron varios puntazos y también un fuerte golpe en la cabeza con una barreta.

En los 5 allanamientos que realizó la Policía durante la jornada dominguera detuvieron a 9 personas en total (dos son jóvenes de 17 años) de los cuales siete eran clientes habituales de la quiosquera. Los implicados habían armado una juntada la fatídica noche a un par de cuadras del lugar del crimen.

Dentro de los detalles que se van surgiendo, al parecer cuando Villegas descubrió a los ladrones dentro de la casa se entabló una pelea, los delincuentes le efectuaron varios cortes en la espalda pero la remataron con el golpe en la cabeza, pero en todo momento “ella luchó para defenderse”, reveló Mauricio, hijo de la víctima.

El apuntado principal continúa siendo un adolescente de 17 años que tiene antecedentes penales por robo y hechos de violencia. Está alojado en la Comisaría del Menor en San Rafael. También está complicado el dueño de la casa donde realizaron la juntada, un joven de 22 años.

En cuanto a los siete detenidos restantes, los investigadores no descartan alguna participación, aunque no de todos.

Mientras tanto la fiscal Ivana Verdún se tomó las 48 horas que dispone antes de definir las imputaciones. Además espera por pericias que considera clave para ir delimitando responsabilidades.