El en Sur mendocino el grueso de los vecinos se quedó en casa pero hubo gente que salió a la calle como si nada.


Hay pautas que al parecer no quedaron claras a la hora de cumplir con el aislamiento social, preventivo y obligatorio impuesto por el Gobierno nacional para enfrentar la pandemia del coronavirus.

El grueso de la población cumplió con las disposiciones y se quedó en casa, sin embargo hubo vecinos que hicieron caso omiso y salieron a las calles como si nada pasara.

Padres con hijos paseando, gente haciendo ejercicio aprovechando un fin de verano espectacular, entre otras situaciones que escapan a la cuarentena obligatoria que se debe cumplir.

Foto: Meida Mendoza

La medida más drástica la tomaron en Malargüe, las autoridades avisaron que van a escrachar a los infractores dando a conocer los nombres de cada uno a través de los medios de comunicación.

En el primer día de la cuarentena en San Rafael las calles amanecieron desiertas, pero con el transcurso de la mañana se fueron poblando lentamente. Lo más concurrido fue el casco céntrico, había vecinos en los bancos, farmacias y colas de hasta una cuadra en supermercados.

Pero si bien son situaciones contempladas dentro de las disposiciones nacionales, había gente que después se dedicaba a pasear o al punto tal de salir a pasear padres con sus hijos y hasta el perro.

No puede ser, la gente no entiende o no quiere entender, pueden ir al banco a retirar dinero o comprar en el supermercado, pero deben ir solos no acompañados, hacer el trámite y volver a la casa, no quedarse paseando. No queda otra alternativa que notificarlos, procesarlos y hasta detenerlo si es necesario”, comentó con un dejo de molestia el comisario Miguel Sánchez, a cargo de la jefatura departamental.

Para hacer cumplir la cuarentena obligatoria “vamos a recargar el 50% del personal para ponerlo en la calle a controlar”, agregó el jefe policial.

El municipio tuvo que sacar los inspectores a la calle para ver la situación de algunos comercios que deberían haber estado cerrados en ciudad y distritos. Al cabo de las inspecciones, clausuraron una gomería en la avenida Yrigoyen al 800.

Incluso hubo demoras en el operativo de desinfección que inició la Municipalidad en veredas del radio céntrico “porque había gente y encima cuando uno les dice algo contestan mal”, contó Jorge Pizarro, titular de Defensa Civil de la comuna.

En Valle Grande todo permanece cerrado pero igualmente, para que a nadie se le cruce la idea de ir a la zona para despedir el verano “instalamos un puesto de control en el pórtico de ingreso para que no pase nadie que no deba”, señaló el comisario Sánchez.

Sobre el final de la jornada hubo una veintena de personas a los cuales la policía le advirtió que debían regresar a la casa porque no podían justificar que hacían en la calle.

En General Alvear, la mayor afluencia de vecinos se encontró también en cajeros automáticos y supermercados. En el resto de la ciudad y lugares aledaños, era un desierto. Calles vaciás y comercios completamente cerrados. Hubo varios jubilados que así como fueron hasta la puerta del banco a cobrar, regresaban con lágrimas en los ojos ya que no saben como utilizar canales electrónicos.

La policía alvearense también debió intensificar los controles porque había más gente de la que debía en el radio céntrico. Tampoco faltaron madres con sus hijos en bicicleta o aquellos que salieron de caminata o a hacer ejercicio.

“Que hace ese conductor con una pareja de abuelos paseando. No los puede sacar. Que vaya a cobrarles él”, dijo el jefe de la policía Vial, José López, mientras señalaba una Eco Sport con tres personas a arriba.

Al final hubo cuatro aprehendidos por no cumplir con las pautas del aislamiento obligatorio.

En Malargüe la situación es similar al resto del sur mendocino, con el comercio bares y restaurantes con las persianas abajo, la gente se agolpó en los bancos y supermercados.

Sin embargo las autoridades del departamento sureño adelantaron que irán intensificando los controles y sobre todo hacia la noche. Pero además, al ser una localidad fronteriza “estamos blindando Malargüe, se está haciendo un estricto control por parte de policía y gendarmería. “No vamos a dejar a ninguna persona por razones turísticas o que venga de otra provincia”, indicaron.

Como medida extrema y fuera de lo común, Víctor Andrada, el jefe de Defensa Civil aseguró que “se van a dar conocer por los medios de comunicación los nombres de las personas que no justifiquen su presencia en la vía pública”.




Comentarios