La tormenta del fin de semana provocó serios inconvenientes en el departamento del sur de Mendoza. Video y fotos.


La crecida del arroyo La Bebida en Malargüe a causa de la tormenta dejó como saldo varias viviendas inundadas y cubiertas de lodo, lo mismo que el matadero frigorífico caprino, que estará inactivo por algunos días y cortó la ruta nacional 40.

Tras una larga sequía, el jueves comenzó un temporal que precipitó abundante lluvia y también granizo y se extendió hasta el fin de semana.

Inundación en Malargüe por la crecida del arroyo La Bebida

El sábado por la tarde fue la jornada tormentosa más fuerte con abundantes precipitaciones en todo el departamento.

La lluvia provocó un aumento desmedido del arroyo La Bebida y en su descenso desde la serranía, el agua se estrelló contra un viejo puente del ferrocarril, que hizo las veces de muro de contención y el agua más el lodo se desbordó por los costados de la ruta 40, inundando al menos seis viviendas, el matadero frigorífico caprino y provocó el corte del tránsito vehicular en la zona.

Eran como las cinco de la tarde cuando dentro de mi casa escuché un fuerte ruido, inmediatamente salí al patio y observé que el agua se acercaba a gran velocidad a mi casa. Logré cerrar la puerta pero comenzó a entrar. En la casa de mi hermano, que está más próxima a la ruta, el agua entró con barro y ramas hasta cerca de un metro de altura”, le dijo a un medio radial malargüino una vecina.

Inundación en Malargüe por la crecida del arroyo La Bebida

Estamos tratando de lograr que el arroyo deje de estar colapsado por el tapón del puente del ferrocarril, que históricamente se ha venido produciendo”, dijo el intendente Juan Manuel Ojeda.

El aluvión ha sido más que importante. Hay que darle más tamaño al cauce natural que es el arroyo La Bebida. Estas cosas se deberían haber hecho en el pasado, pero no ha sido así y nosotros vamos hacer todo lo posible para buscar una solución definitiva”, agregó el jefe comunal.

Inundación en Malargüe por la crecida del arroyo La Bebida

Durante la mañana de ayer las máquinas y el personal afectado a la Defensa Civil siguieron trabajando, mientras se aguarda que la greda que tienen las viviendas pueda secarse para ingresar a ellas y comenzar con la limpieza para que sus moradores puedan regresar. Paralelamente, se tuvo que cortar un sector de las vías férreas a fin de darle escurrimiento al agua.




Comentarios