Una vez más la comunidad sureña envió un fuerte mensaje a Casa de Gobierno, la reforma de la ley 7.722 que prohibía el uso de sustancias químicas como el cianuro en los procesos mineros, no es aceptable.

En la tarde noche del jueves, miles de manifestantes en San Rafael y General Alvear salieron a la calle para pedir la derogación de la nueva ley minera, la 9.209 que aprobó la Legislatura en viernes 20 de diciembre.

Marcha en General Alvear pidiendo la derogación de la ley minera.

Si bien el gobernador Rodolfo Suárez trató de calmar los ánimos y aseguró que suspenderá la reglamentación de la ley, invitó a una mesa de diálogo a todos los sectores y aseguró que de ser necesario impulsará una consulta popular vinculante para determinar el futuro de la cuestionada ley, los vecinos en el sur mendocino no se convencieron y exigen, como única salida al conflicto, la derogación de la nueva legislación y el regreso de la 7.722.

Marchaen San Rafael pidiendo la derogación de la nueva ley minera.

En San Rafael la concentración comenzó alrededor de la siete de la tarde en el kilómetro cero y desde la gigantesca columna se movilizo hasta la plaza San Martín, frente al palacio municipal.

Con el ya tradicional cántico “el agua de Mendoza no se negocia” y pancartas con “la 772 no se toca” además de banderas argentinas, entre cientos de carteles en contra de la medida oficial, los manifestantes marcharon hacia la rotonda del Mapa.

En General Alvear la concurrencia superó todas las expectativas. La marcha de las antorchas nació en el kilómetro cero alrededor de las 21 y colmó la avenida Alvear Oeste hasta finalizar con un acto en la plaza central de la ciudad.

El pedido hacia el mandatario provincial es idéntico al que se escucha por estos días en distintos puntos de Mendoza: dar marcha atrás con la ley 9.209.