Este fin de semana, un accidente fatal ocurrió en El Filo, en Villa de Merlo. Un joven que trabajaba en la instalación de una tirolesa cayó al vacío y murió. La autopsia determinó que la causa principal de muerte fue un golpe en la zona del tórax.

Matías Maximiliano Aguilera se había lanzado de la tirolesa cuando uno de los extremos del sistema de cables se desprendió.

La autopsia realizada por el médico forense de Concarán, Walter Juárez, reveló cuál fue la lesión que se cobró la vida del joven de 30 años.

Matías Maximiliano Aguilera Foto: El Diario de la República

Si bien presentaba varios golpes en diferentes partes del cuerpo, el más significativo y que resultó ser mortal, fue el que le causó heridas en la zona del tórax. Además de quebrarle varias costillas, le perforó uno de los pulmones y le perjudicó el otro. Eso le impidió al muchacho respirar, por lo que murió cuando era trasladado por sus amigos al Hospital “Madre Catalina Rodríguez” de la localidad.

Técnicamente, la causa de muerte fue un neumotórax. Esto se genera cuando el aire se filtra en el espacio que hay entre los pulmones o la pared torácica. “Esto le ‘pinchó’ el pulmón derecho y el restante se llenó de sangre por el golpe”, detalló una fuente judicial.

El médico forense también constató que tenía fracturada 3 partes de la cadera, una pierna y un brazo.

Cómo sucedió el accidente de El Filo

Los 3 amigos que instalaban la tirolesa junto a Aguilera relataron cómo fue el momento en el que el joven de 30 años cayó al vacío.

Los 4 probaban el sistema de cables para corroborar que funcionaba de manera correcta. Explicaron que la tirolesa tenía tres tramos, el primero de 130 metros y el segundo de unos 200.

“Declararon que se tiraron del primer tramo sin ningún problema. Después, uno de ellos se tiró del segundo tramo, también sin problema”, precisó el fiscal de la causa. A los pocos minutos, mientras otro se preparaba para lanzarse por ese segundo tramo, Aguilera se largó.

Cuando el joven realizaba el recorrido, uno de los extremos del cable de acero que lo sostenía se desprendió, de acuerdo a lo contado por los únicos testigos del accidente. Esto causó que Aguilera cayera desde unos 30 metros al vacío.