En la Villa de Merlo ocurrió un hecho insólito: habrían arrojado arena en el motor de un camión recolector de la Municipalidad. Por ello, el vehículo quedó fuera de uso. Esto, al parecer, un muy grave error humano o una broma de mal gusto, repercute directamente en el servicio de recolección de la ciudad y genera preocupación en la comunidad.

Se trata de un acto de gravedad ya que la ciudad contaría solamente con 2 vehículos para la recolección y ahora debería hacer todo el trabajo sólo uno de ellos.

Por ello, desde el municipio analizan llamar a una sesión extraordinaria para que el concejo apruebe la compra de otro camión.

Esta problemática se suma a la crisis que atraviesa la localidad turística con el agua. Días atrás Merlo declaró la Emergencia Hídrica tras presentar una serie de problemas en las que, inclusive, algunos restaurantes debieron cerrar sus puertas por falta de suministro.