Los peloteros en toda la provincia de San Luis podrán volver a funcionar, ya que el Gobierno habilitó la actividad, con el cumplimiento de un protocolo sanitario muy estricto de por medio.

Para el jefe del Programa Industria, Agroindustria y Comercio, Paulino Gómez Miranda, “2020 fue un año con muchas dificultades, con algunas actividades que tenían más peligro de contagio. Fuimos ganando experiencia y trabajando para poder llegar a un acuerdo y a un protocolo. Los peloteros ya pueden trabajar y el protocolo está difundido para los distintos comercios que se acercaron”.

El funcionario provincial detalló que uno de los puntos fundamentales que deberán cumplir los propietarios es que cada fiesta tenga una capacidad limitada de hasta veinte niños y veinte adultos. Además no podrán utilizar los juegos inflables que contengan pelotas en su interior.

Como sucede con otras actividades, los asistentes y empleados deberán usar tapabocas y los dueños deberán disponer de estaciones con alcohol en gel y registro de trazabilidad. A su vez, para el servicio de catering tendrán que respetar normas similares a las de bares y restaurantes, con distanciamiento entre cada participante y el uso único de utensilios por persona. Además, solicitarán la ventilación y limpieza constante de los espacios comunes.