Desde la Municipalidad de San Luis aseguraron que las obras de desagüe iban a estar finalizadas en dos meses. Han reclamado pero no han obtenido respuestas. 


El miércoles ciudadanos de la capital puntana reclamaron que hace cinco meses tienen cortadas las calles de la cuadra por calle Falucho entre Tomás Jofré y Las Heras, afirman que es imposible transitar con normalidad debido a la obra de desagües pluviales que la Municipalidad de San Luis realiza hace al menos un año.

Según informó El Diario de la República, hay otros inconvenientes que genera como el tráfico de la capital y la basura acumulada que se desparrama a lo largo y ancho del barrio, hay mosquitos por el agua estancada y además una señora se cayó por los escombros. Los automovilistas pueden tomar otras vías para esquivar el trabajo inconcluso; pero los vecinos, no.

Gustavo Castillo vive en la esquina y contó que en su vivienda viven niños y que no pueden salir a la vereda por los escombros que se acumulan y porque representa un peligro para la integridad de los más pequeños. Además, aseguró que no puede entrar y salir de su casa con la comodidad que quisiera porque “arruinan el frente de mi casa. Me exigen que pague los impuestos, pero cuando hago el reclamo no recibo respuesta y todo sigue igual”, contó uno de los vecinos más afectados del barrio La Rinconada.

Por su parte, María Eva Campusano recordó que en octubre cuando estuvo el ministro de Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, visitaron la obra que está justo frente de su casa y “en aquel momento estuvo Enrique Ponce con el ministro de la Nación y anunciaron que la obra estaba a punto de finalizar, pero eso nunca pasó”, recordó y exigió una solución: “Desconocemos los motivos por los que pararon la obra”.

“Lo más grave que pasó fue que una señora se cayó tratando de esquivar los montículos de tierra. Nadie me lo contó. Lo vi yo y también la socorrí”, contó Castillo que en la esquina enfrente de su casa, hay un centro de jubilados en donde los abuelos buscan bolsones de comida.

El vecino agregó indignado que: “Había agua estancada que además de pudrirse, también atraía mosquitos. Tuve que comprar un insecticida para echarle al agua. Ahora ya no se acumula más, pero se junta basura. Todo eso, nada más ni nada menos, que en la puerta de mi casa”.

Olga Sosa es otra de las perjudicadas por la inconclusa obra, ella vive a mitad de cuadra y aseguró que cuando comenzaron con el trabajo le entregaron un papel en el que le informaban de la obra y le ponían un plazo de dos meses para terminarla. Pero a las claras está que esos tiempos no se cumplieron y que no se vislumbra una pronta resolución ya que la empresa contratada no está presente en la esquina del conflicto. 

“Hace cinco meses que estamos así. Los trabajos tuvieron varias etapas. Estuvo cortado en Falucho y La Heras, levantaron el asfalto y lo volvieron a poner, pero se levantó”, detalló Juan Zarandón y comentó que en una época la Municipalidad les pagaba una cochera para que los vecinos guardaran sus autos.

“Yo no estoy en contra de las obras. Al contrario, pero si se va a interrumpir el normal funcionamiento de la ciudad por lo menos que cumplan con los tiempos pactados. Entiendo que el intendente se burla de nosotros”, reclamó Zarandón ante la incertidumbre.






Comentarios