El gran ofidio estuvo seis días en el hueco. La dueña de la casa tenía miedo de que le hiciera algo a sus hijos. 


En el paraje La Majada, cerca de a localidad sanluiseña de Leandro Alem, una familia encontró en un pozo de su casa una lampalagua. La dueña de la casa avisó a la Policía de Medio Ambiente sobre el hallazgo seis días más tarde por temor a que lastimara a alguno de sus hijos pequeños.

Aunque el gran bicho causa temor, no ataca a humanos. Sin embargo, Valentina Stock Montt, la dueña de la vivienda, explicó a la policía de Medio Ambiente que tenía miedo de que algo le pasara a sus hijos. 

Según informó El Diario de la República cuando llegaron los efectivos, rescataron a la boa y se la mostraron a los niños para que perdieran el miedo y aprendieran que en caso de encontrar animales como este tienen que avisar a la policía de Medio Ambiente.






Comentarios