Luego de la trágica muerte de un niño de 4 años producto de un golpe recibido en su cabeza tras la caída de un arco de fútbol 5, las miradas apuntaron contra el ex intendente y actual concejal José Alfredo Ibazeta. Es que la UFI de Delitos Especiales pidió su captura ya que es el dueño del predio donde ocurrió el fatal accidente que se cobró la vida de Juan Hilario Uribe.

//Mirá también: Tragedia en Barreal: un arco de fútbol cayó sobre un niño de 4 años y lo mató en el acto

Ante esto, Ibazeta se defendió y habló este martes a primera hora con Radio Sarmiento: “Estoy consternado por la situación, es un vecino, conozco a la familia y lamento muchísimo lo que ha pasado”. Además, agregó que “lo que tenga que ser que sea, me molesta que digan que estoy prófugo. No soy ningún delincuente. Yo me quiero poner a derecho”.

Sobre el hecho, indicó que no estaba al tanto de lo ocurrido porque se encontraba en la provincia vecina de Mendoza: “Espero que Dios dé fuerza a la familia, lo material es pasajero. Es un tema de todo un pueblo, yo me enteré anoche que había sido en este lugar. Yo me puse en contacto con la fiscal y me dijeron que me presentara hoy de las 9 a las 12 y me presentaré”.

Por último, Ibazeta sentenció: “Yo para ayudar a estar gente se los presté. El título no está a mi nombre, el predio estaba en sucesión”. Además, reconoció que había habilitaciones que estaban vencidas. El accidente ocurrió en “Cristóbal Fútbol Club”. Según Adrián Elizondo, ayudante fiscal de la causa, la familia del pequeño estaba festejando el cumpleaños de su hermano y que había pocas personas.

//Mirá también: Una embarazada de 24 años murió por coronavirus luego de dar a luz prematuramente

Fue en la canchita de fútbol donde en medio de un juego ocurrió la tragedia con desenlace fatal. El golpe que recibió Hilario fue en el parietal, lo que le provocó hundimiento de cráneo. El arco que cayó encima del pequeño mide dos metros de alto por tres de largo y es de acero, y según informaron, no estaba anclado al piso y por eso perdió el equilibrio cuando otro niño se le subió encima.