En medio de la guerra entre Ucrania y Rusia, la Dirección Nacional de Migraciones(DNM), organismo dependiente del Ministerio del Interior, dictó una Disposición que autoriza el ingreso y la permanencia por razones humanitarias a la Argentina a ciudadanos ucranianos y sus familiares directos, independientemente de su nacionalidad, como respuesta a la crisis ocasionada por el conflicto bélico que atraviesa ese país. En este contexto, San Juan fue una de las primeras provincias en ofrecerse para recibir refugiados que escapen del conflicto.

La provincia va a seguir esta línea de apoyo humanitario a la gente de Ucrania que propuso el ministerio. Este tipo de ayuda está previsto para los casos en que se produzcan conflictos que pongan en riesgo la vida e integridad de las personas como lo que está sucediendo ahora en Ucrania. Por eso San Juan va a abrir sus puertas para recibirlos, tal cual propuso el Gobierno nacional”, adelantó el ministro de Gobierno, Alberto Hensel, a Diario de Cuyo.

El funcionario señaló que “todos” deben involucrarse y acompañar al pueblo ucraniano para ayudarlos a superar la guerra que pone en riesgo su vida. Según la ONU, casi 2 millones de personas ya abandonaron Ucrania y otras 3 millones lo harán en las próximas semanas.

“El Ministerio del Interior acaba de tomar y declarar esta decisión y aún no se ha determinado el mecanismo de aplicación. El mismo dependerá de lo que acuerden la Embajada y el Gobierno nacional. Y en función de lo que resuelvan será cómo actuarán las provincias que sean consecuentes con lo resuelto”, agregó Hensel.

Ahora resta saber qué protocolos acompañarán esta medida. Solo se sabe que la disposición de la DNM incluye el otorgamiento de una visa humanitaria a los ciudadanos ucranianos, con estatus de protección temporal y con un plazo de permanencia de hasta tres años en la Argentina