El último domingo 3 de abril, un hombre murió en San Juan producto del ataque de una jauría de perros. Ante esto, vuelve a sonar un alerta en la provincia ya que son muy frecuentes este tipo de sucesos y tiene antecedentes muy cercanos en el tiempo que no hacen otra cosa más que preocupar a los sanjuaninos.

El caso más similar y más cercano en el tiempo es el de Florencia Ledesma, una joven de 23 años oriunda de Albardón que había salido a correr en noviembre de 2021 y en un descampado la atacaron los canes. Al igual que en el caso de Morales este último domingo, Florencia fue trasladada al hospital pero nada pudieron hacer para salvarle la vida.

Este caso, el de Florencia Ledesma, no pudo resolverse positivamente en la Justicia ya que se trató de animales sin dueños. Las instancias de investigación se agotaron y nunca pudieron encontrar a los perros, por lo que el caso fue archivado sin poder señalar a un culpable.

Distintos a los dos últimos fue el caso de Lara Agüero, la nena de 9 años que falleció en septiembre de 2020 tras ser atacada por un perro de raza pitbull en Rawson. Como consecuencia, se buscó obligar a los propietarios de perros potencialmente peligrosos a que registren y chipeen a los animales de compañía, lo que se conoció como la “Ley Lara”. Por este caso, al dueño del animal le iniciaron acciones legales, y si bien fue condenado en principio por homicidio culposo, luego fue excarcelado.

El otro caso reciente que conmocionó también a la provincia fue el de Sahir Peñaloza en septiembre de 2019. Tenía dos años y diez meses de edad, había salido al fondo de su casa en Marquesado cuando fue atacado por una jauría de perros. Su abuelo lo encontró tirado y malherido en el fondo, pero cuando llegó la ayuda, el pequeño ya había fallecido.