La trágica muerte de Florencia Ledesma en San Juan llegó a todos los medios del país. La joven de 23 años falleció luego de ser atacada por una jauría de perros (se estima que fueron entre 6 y 7) y a medida que pasaron las horas se fueron conociendo más detalles de una de lo que realmente fue una noticia devastadora.

//Mirá también: El minuto a minuto de la tragedia: cómo fue el ataque de la jauría que mató a Florencia

Florencia vivía junto a sus padres y a su hermano policía en la Villa Ampacama, al oeste de calle La Laja, en Las Lomitas, a unos 3 kilómetros del lugar donde la encontraron. De hecho, su hermano fue el que acudió en su rescate, y aunque cuando la halló ella continuaba con vida, su estado ya era grave. Ya para cuando la trasladaron en ambulancia hasta el hospital, había perdido mucha sangre y falleció.

Luego de conocerse el trágico desenlace, los distintos medios locales entrevistaron a sus familiares y vecinos, quienes la recordaron como una chica amable y solidaria. En las redes, no tardaron en publicarse mensajes de dolor por parte de sus compañeros de la carrera de Administración Pública, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de San Juan. Es que, Florencia repartía su tiempo entre sus estudios, los quehaceres de su casa y también una rutina diaria de ejercicios.

Enzo, el hermano de Florencia, acudió luego de que ella lo llamara por teléfono pero cuando llegó era demasiado tarde.

Además, indicaron que se preparaba para ingresar a la Policía, como su hermano Enzo. Según publicó Diario de Cuyo, su tía relató que Florencia “todos los días salía a ejercitarse pero como a la hora ya estaba de vuelta”. Lamentablemente, el último lunes ella salió como cualquiera de esos días en los que entrenaba, pero nunca más volvería a su casa.

//Mirá también: Terrible ataque de perros en San Juan: una joven salió a correr y murió tras ser mordida por una jauría

Cómo sigue la investigación de la muerte de Florencia Ledesma

Ahora, el caso sigue siendo investigado por la UFI de Delitos Especiales.

Además, también trabajaron en el lugar empleados de Ambiente, policías de la seccional 18va, Criminalística y GERAS, quienes utilizaron perros y drones. Allí, encontraron evidencia de cuatro posibles escenarios de lucha, además de buscar a los perros que la atacaron.

La gran pregunta ahora pasa por saber quién responderá por el daño letal que causó esa jauría.