El caso de Lucio Dupuy, de 5 años, el niño de La Pampa que fue brutalmente asesinado por su madre Magdalena Espósito y la pareja de esta, Abigail Pérez, trajo el recuerdo del sanjuanino Yutiel Castro. En 2014, el pequeño de 1 año y medio llegó inconsciente a Urgencias del hospital Rawson con una costilla fracturada, los muslos mordidos y el hígado reventado. Falleció por una hemorragia interna y su madre había sostenido que se había caído.

La madre de Yutiel, Johana Castro, tenía 22 años y convivía con su pareja y padrastro del niño, Nahuel Flores, de 17 años, y el hermano de éste, Jonathan Flores, de 26. Ella se dedicaba al trabajo sexual, por lo que el pequeño pasaba muchas horas con los dos hombres en una panadería de la Villa del Carril que usurpaban.

Como consecuencia, tanto la mamá del pequeño como los otros dos sujetos quedaron detenidos. La Justicia pudo demostrar que Johana golpeaba a su hijo pero que la noche del 8 de mayo en la que los hermanos Flores lo mataron, ella no estaba presente, por lo que al tiempo fue liberada. Sin embargo, en noviembre de ese mismo 2014, Johana falleció en un accidente vial a bordo de una moto en la que circulaba como acompañante.

Por el lado de los homicidas, Jonathan Flores fue condenado a prisión perpetua en el 2017 por ser encontrado como el principal responsable de la muerte de Yutiel. Luego, en 2018, la Justicia condenó a Nahuel Flores, padrastro del menor, a 10 años de prisión. Hoy en día, ambos continúan detenidos en el Servicio Penitenciario de Chimbas.