El empresario sanjuanino y dueño de un conocido bar de Caucete que fue acusado de cometer un abuso sexual finalmente fue liberado este miércoles. Se trata de Jair “Coco” Ibañez, quien había sido denunciado por su propia empleada. Para la jueza pudo haber existido un abuso sexual simple y por eso lo excarceló.

Mirá también: Detienen al dueño de un conocido bar de Caucete por presunto abuso sexual

El caso salió a la luz el martes pasado y, en menos de 48 horas, tuvo una resolución. En la audiencia de formalización el fiscal Roberto Ginsberg lo había imputado por el delito de tentativa de abuso sexual con acceso carnal y había pedido seis meses de prisión preventiva, argumentando que el sujeto podía fugarse o entorpecer la investigación, pero la jueza decidió adherir al planteo del defensor Leonardo Villalba.

Para la jueza no era correcta la figura que señalaba el fiscal y sostuvo que a lo sumo pudo haber existido un abuso sexual simple. Sí fijó un plazo de investigación penal preparatoria de 6 meses y le prohibió a Ibañez acercarse o mantener cualquier tipo de contacto con la víctima.

//Mirá también: Dos enfermeras sanjuaninas recibieron una sanción por negarse a practicar un aborto legal

La empleada de “Baresco, ubicado en Rodríguez y Olmos, en el departamento Caucete, había denunciado al sujeto en la CAVIG. Según la mujer, el abuso ocurrió el 17 de septiembre pasado cuando ella y su jefe subieron al primer piso del local para evaluar si allí podían abrir un boliche. Allí, según el testimonio de la víctima, el empresario se abalanzó sobre ella para besarla y, después que ella cayó al suelo, sacó su miembro y se lo refregó por la cara mientras le pedía que le practicara sexo oral.

El sujeto no se defendió, por consejo de su abogado no declaró.