En las últimas horas, se conoció en San Juan un caso de dos enfermeras que se negaron a realizarle una interrupción legal del embarazo a una menor de edad ante el pedido de una médica. El hecho ocurrió en una clínica privada del centro sanjuanino y ante la negativa, las profesionales fueron sancionadas por “abandono de persona”.

//Mirá también: Investigan otro caso de presunta mala praxis en el Hospital Rawson

La información fue confirmada por la abogada defensora de las enfermeras, Mónica Lobos, a Diario de Cuyo. Según la letrada, las dos profesionales se apegaron al derecho de objeción de conciencia, aunque una de ellas declinó su decisión “por temor a represalias”. Además, expresó que clínica que está en calles Catamarca y Santa Fe, no habría protocolo para IVE y también sostuvo que sus defendidas “nunca abandonaron a la paciente”, sino que “la asistieron en todo momento pero no querían participar de la práctica abortiva”.

Días atrás, las enfermeras recibieron las sanciones por escrito: mientras una de ellas tuvo apenas dos días de suspensión, la otra, que se había mantenido firme en su decisión, recibió 8 días. Según la abogada, quisieron hablar con los directivos de la clínica CIMYN sobre la situación y se negaron a escucharlas. “Lo que llama la atención es que no hayan actuado brevemente si sienten que las enfermeras con su ‘abandono de persona’ ponen en riesgo a los pacientes”.

//Mirá también: Obrero de la construcción falleció después de caer desde 10 metros de altura

Además, se lamentó de que una de las enfermeras haya sido obligada a participar “por miedo” y también aseguró que van a impugnar la sanción en el ámbito laboral aunque no descartan iniciar otras acciones por la vulneración de los derechos de las enfermeras. Por último, Lobos concluyó: “Las autoridades sabían de su objeción de conciencia e igual avanzaron contra sus derechos”.