Un abuelo sanjuanino de 65 años podría ser condenado a 35 años de cárcel por abusar de su nieta desde que ella tenía 6 años. Según informaron, es juzgado no solo por el abuso sexual sino también por ultrajarla y pervertirla de distintas maneras, hasta le mostraba películas pornográficas.

Todo lo que uno no espera de un abuelo. La manoseaba y la violaba. Hoy, es juzgado en los tribunales y podría pasar sus últimos años de vida tras las rejas. Para preservar a la víctima es que no se revela la identidad del hombre de 65 años, quien según publicó Tiempo de San Juan, es un chacarero de Pocito. El hombre es juzgado por el juez Benedicto Correa y con la secretaría a cargo de la doctora Patricia Katuchin, de la Sala II de la Cámara en lo Penal y Correccional. Además, la acusación es impulsada por el fiscal Daniel Galvani.

Según los detalles de la causa, la madre de la menor abusada tomó conocimiento de la situación a finales de 2017. Sin embargo, pasaron muchos meses hasta que se animaron a denunciar el caso en el Centro ANIVI. Los relatos de la niña fueron estremecedores: su abuelo la sometía desde que tenía 6 años y todo había comenzado con manoseos, que sufrió hasta los 14. El hombre aprovechaba la excusa de cuidarla y cuando estaban a solas procedía con los abusos.

El abuelo abusador se mostraba cariñoso y paternal, pero cuando se encontraba en soledad con su nieta la manoseaba, se masturbaba delante suyo y la violaba. Como si no fuera demasiado, también la menor declaró que su abuelo la ofreció a los obreros de su finca para tener sexo y le propuso que filmaran los ultrajes con un celular.

Este hombre lleva dos años detenido y se espera que reciba una condena de hasta 35 años de prisión. La acusación que recae sobre él es de abuso sexual con acceso carnal, gravemente ultrajante, agravado por ser un ascendiente y en forma reiteradas (habrían sido al menos en 5 oportunidades), en concurso real, revelaron fuentes judiciales.