El fin de semana largo del 19, 20 y 21 de junio era muy esperado por los sanjuaninos, tanto por los turistas como por los prestadores de servicios. Según afirmaron desde el sector, la concurrencia hacia los distintos destinos de la provincia fue más que satisfactoria y finalmente los sanjuaninos pudieron descansar en las diferentes cabañas y alojamientos. Incluso, hubo un buen balance del turismo rural en vistas a la posibilidad de trabajar durante las vacaciones de invierno próximas.

//Mirá también: Con estrictos protocolos, San Juan se prepara para un fin de semana turístico

Según expresó Daniel Paroli, de la Cámara de Turismo de San Juan, a Diario La Provincia SJ, “La gente esperó hasta casi último momento para reservar, para estar seguros de las medidas y de que no se fuera a suspender el traslado del feriado. En nuestro sector, nos hemos visto afectados por decisiones sin demasiado margen de tiempo. Hemos visto que los sanjuaninos tenían necesidad de salir de casa y disfrutar de los establecimientos rurales. Las expectativas y las demandas han sido alentadoras”.

Si bien es cierto que aún no hay números finales, de igual manera para los empresarios del sector “hay buen balance y hemos hecho hincapié en el respeto a los protocolos y tener los servicios disponibles para nuestros visitantes, sobre todo en lo referido a calefacción, ante las bajas temperaturas. Todos los protocolos sanitarios fueron recordados e insistimos en la seguridad para poder sostener la actividad, que se ha visto muy afectada en este tiempo”.

//Mirá también: El dolor de dos hermanos sanjuaninos que perdieron a sus padres por coronavirus el mismo día

En definitiva y de cara a lo que viene, los prestadores de Zonda Ullum, Pocito, Santa Lucía, Sarmiento y Albardón están más que expectantes. De hecho, Paroli indicó: “Ojalá podamos trabajar y estamos muy dispuestos a ajustar protocolos. Sobre ampliar la capacidad de alojamiento, esperamos lo que se defina pero necesitamos dar información precisa a quienes quieran realizar sus reservas. Por lo general, tenemos visitas de familias que se organizan en burbujas para estar tranquilos sobre lo sanitario”.