Lo reconocí en una foto: por sus ojos, por su mirada, dijo Candelaria Martin (23). El perro estaba a 40 cuadras de su casa.


Candela Martín tiene 23 años y es de San Juan. Después de cinco años de haber perdido a su labrador, Tobías, ya no tenía esperanza de encontrarlo. Pero un día vio una publicación de Instagram de perros perdidos y lo reconoció “por sus ojos, por su mirada”, contó a Clarín.

Candela y Tobi

Una mujer había encontrado a un perro similar y lo había publicado, y cuando Candela vio esa publicación, supo que se trataba de su amigo. “Lo que me pasó es un milagro. Recuperé a mi compañero”, le dijo a Clarín. El perro estaba a 40 cuadras de su casa.

“El Tobi” había sido un regalo para los 15 años de Candela. “Lo elegimos con mis hermanos entre otros cachorros y compartí con él sus dos primeros años de vida. Era juguetón y había aprendido a saltar y abrir con dos de sus patas la puerta-reja del frente de la casa familiar. Así fue que un día lo perdimos. Mi mamá estaba limpiando la vereda con el portón abierto. El perro pasó la puerta-reja y no lo vimos más”, dijo la joven. 

Ese momento, el del reencuentro, no me lo olvido más. La mujer abrió su portón y el perro vino directo hacia mí. Me olfateó, después me dio varios lengüetazos, empezó a lloriquear y se tiró de panza para que le hiciera mimos. Ahí se me fueron las dudas: era ´El Tobi´. Después hizo lo mismo con mi mamá y se vino con nosotras en la camioneta. Sentí que quería volver a su casa”, agregó.






Comentarios