El caso ocurrió en San Juan. El matrimonio vive con sus dos hijos en un departamento que les prestaron.


Débora y Sergio con un matrimonio de San Juan que el 20 de mayo pasado perdió la vivienda que con tanto esfuerzo habían construido. Ahí vivía con sus dos hijos, Evo de 4 años y Lautaro de 14. El más chiquito estaba jugando con un encendedor y prendió fuego todo. Hoy, a dos meses del siniestro siguen viviendo en un lugar prestado y no pueden reconstruir su vivienda.

“Todavía no me saco de la cabeza el ruido del crujido del fuego”, relató Débora a Diario Huarpe. La vivienda está ubicada en Santa Lucía, un distrito al Este del Gran San Juan. Allí habían terminado de construir en el año 2018 pero ahora perdieron todo. Lo peor es que desde el Ministerio de Desarrollo Humano les pidieron un presupuesto para saber qué necesitan y lo que les dieron no le alcanza.

La familia necesita, al menos $400 mil, y esa fue la cifra que presentaron ante el ministerio sanjuanino. Desde esa área les dieron nada más que 30 mil pesos. “Me da bronca porque se gastan muchísimo en publicidad y para casas que se incendian otorgan $30 mil”, remarcó la joven madre.

Además del dinero, les dieron una cama matrimonial y dos pequeñas para los niños. Fue la solidaridad de los vecinos lo que más le sirvió a la familia y en cuanto se supo del incendio comenzaron a llegarles alimentos y algunos muebles para reestablecerse. Sin embargo, el dinero no les alcanza para volver a levantar la vivienda que quedó en deshuso, tal es así que ni la instalación eléctrica les sirve.

Uno de los vecinos les prestó uno de sus departamentos en alquiler y allí están mientras siguen trabajando para juntar la plata. De hecho, hicieron un locro y lograron recaudar otros 50 mil pesos. “Los sanjuaninos son muy solidarios, ya tenemos las cosas para instalarnos pero no tenemos techo. ¿Cómo puedo traer acá a mis hijos?”, se lamentó Sergio. Para colaborar con la familia hay que comunicarse al teléfono 2645827367.




Comentarios