Lo acusan de usar un vehículo de trabajo para provecho propio. También se lo investiga por otras maniobras ilícitas.


Un comisario sanjuanino fue detenido por el uso indebido de una camioneta de trabajo que había sido entregada al depósito judicial de 9 de Julio, donde era jefe. Se trata de Gustavo Padilla, de 52 años, quien fue denunciado por Control de Gestión y este jueves fue aprehendido en su vivienda de Capital. También es investigado por la entrega ilegal de un auto radiado.

De acuerdo a la publicación del diario Tiempo de San Juan, Padilla utilizaba la camioneta Toyota Hilux para provecho propio. Fuentes judiciales indicaron que el oficial la ocupaba para cuestiones particulares y esto motivó la denuncia en la fiscalía de turno. Apenas tomó conocimiento del caso el juez Juan Pablo Ortega, del Primer Juzgado Correccional, ordenó su detención y el secuestro del vehículo. El comisario está acusado de faltar a los deberes de funcionario público y abuso de autoridad.

Gustavo Padilla.

Esta denuncia se originó en el marco de la investigación por una causa de presunta estafa que tiene como principal sospechoso a Padilla. Es que el uniformado en septiembre último quedó en la mira, junto a un oficial de la Comisaría 3ra, por la entrega irregular de un Chevrolet Corsa a través de una supuesta falsificación de firmas y sin la autorización previa del juzgado competente y de tránsito.

La causa quedó en manos del juez Pablo Flores, del Segundo Juzgado de Instrucción. Justamente partir de ese caso también tomó intervención la Subsecretaria de Control de Gestión, quienes denunciaron ahora a Padilla.

En la Fuerza la noticia es todo un escándalo. El comisario, quien trabajaba desde hace 2 años en el depósito de vehículos, se encuentra detenido en la Central de Policía. El hombre es conocido, ya que durante sus casi 25 años de servicio cumplió funciones en cargos administrativos.




Comentarios