En San Juan, un joven armó un ropero comunitario en la puerta de su negocio. Invita a otros comerciantes a sumarse.


Gonzalo Cortez es un kiosquero sanjuanino que inició una campaña solidaria para ayudar y abrigar a los más necesitados. En la puerta de su negocio, ubicado en avenida Libertador, en Capital, el joven armó un placard comunitario para ayudar a las personas que no tienen camperas en estos días de frío. Su otro objetivo es contagiar su iniciativa a otros comerciantes.

“Uno ve las necesidades y se pregunta cómo ayudar. Yo estoy todo el día en el negocio, por eso se me ocurrió sacar un carrito que tenía y lo llené con mi ropa. Inmediatamente aparecieron personas que buscaron abrigos. Paralelamente a esto, los vecinos comenzaron a donar y así se armó la cadena”, contó el propietario de La Ñata.

kiosquero solidario.

El cartel, ubicado en la puerta del kiosco y que tiene escrito “Llevate lo que necesites, trae lo que no uses”, está junto a un carrito que ya cuenta con una buena colección de camperas para la gente que no puede comprar una por sus propios medios. “Ahora busco que otros comerciantes se sumen a la movida solidaria. Por eso armé el Facebook, para dar difusión a esta iniciativa, que sólo es un granito de arena para ayudar a los demás”, señaló Gonzalo a Diario Huarpe.

Para este hombre, realizar actividades solidarias no es nuevo. En una oportunidad llevó a cabo una colecta de útiles para llevar a un pueblito caucetero, Marayes, y hasta se sumó a la recolección de tapitas, la tradicional campaña que lleva adelante Caritas.

Kiosco solidario.




Comentarios