En marzo de 2020, una pareja salteña, Juan Esteban Guzmán y Gabriela Ester Ríos, junto a sus hijos menores de edad, irrumpieron en el terreno adjudicado a una mujer, que tenía una construcción y un cerramiento perimetral, y se instalaron en la casa.

La víctima de la usurpación realizó la denuncia, y el Juzgado de Garantías interviniente ordenó la restitución del inmueble y dispuso medidas restrictivas y de protección.

Sin embargo en febrero de 2021, la pareja volvió a usurpar la vivienda. Mediante gritos y exigencias ingresaron al predio con la colaboración de vecinos no identificados que los apoyaban, sin importarles la función de resguardo del personal de consigna policial presente en el lugar en una evidente conducta renuente a acatar los mandatos judiciales.

El juez Marcelo Rubio, luego de recibir la confesión de los acusados, le impuso Juan Esteban Guzmán, una pena de seis meses de prisión efectiva y lo declaró reincidente por cuarta vez. A Gabriela Ester Ríos le impuso una pena de seis meses de ejecución condicional y el cumplimiento de reglas de conducta.