Las comparsas salteñas se ilusionan con la posibilidad de desfilar en carnaval. Mientras ensayan y preparan sus coloridos trajes, sus referentes presentaron un protocolo para reactivar los corsos en la famosa Avenida del Carnaval, en la zona sur de la ciudad.

El descenso de casos positivos de coronavirus, y la habilitación de diferentes rubros, incentivó a las agrupaciones carnestolendas a aprovechar las estabilidad epidemiológica para volver al ruedo contemplando todas las medidas biosanitarias vigentes para evitar la propagación del coronavirus.

Corsos de Salta. (Web)

“Venimos trabajando con reuniones virtuales para ver el tema de la infraestructura del lugar, de las iluminarias, las instalaciones, la posibilidad que haya kioskos o no, que haya venta ambulante”, explicó el presidente de la Asociación de Agrupaciones Carnestolendas, Luis Vaca.

Desde año, los corsos oficiales de Salta se realizan en la Avenida del Carnaval, ubicada detrás del Centro de Convenciones de Limache, que ahora funciona como un centro de recuperación para pacientes con COVID-19. Son una tradición de la cultura salteña, y las agrupaciones se preparan durante todo el año para el carnaval. En este atípico 2020 lo hicieron de manera virtual, y en grupos, según la situación epidemiológica.