Al hablar del Rally Dakar, hay dos nombres que en Salta y el resto del mundo son inmediatamente reconocibles: los hermanos Kevin y Luciano Benavídes, quienes participarán de la competencia más exigente entre el 3 y el 15 de enero.

Antes de iniciar su viaje, los hermanos dialogaron con El Tribuno sobre sus sentimientos ante la competencia. Kevin correrá por el equipo Monster Energy Honda, y expresó que estaban listos para el nuevo desafío, a pesar de este año tan difícil.

Luciano, por otra parte, corre para Rockstar Husqvarna y recordó que se trata de su cuarto Dakar, al cual llega con más experiencia y un buen estado físico a comparación del año pasado. “Estoy muy contento y me siento bien, siento que será un buen Dakar, fue un año difícil para todos, pero junto a Kevin pudimos hacer un buen entrenamiento”, agregó.

Kevin sostuvo que su entrenamiento inició al terminar la competencia anterior y que aprovechó enormemente la cuarentena, lo que lo ayudó de gran manera a mejorar la parte física. “Tenía una lesión en el hombro y en la pierna, al no tener que viajar para competir hizo que tenga más tiempo en el gimnasio para recuperarme”, explicó también. Remarcó que esta vez llega bien a la carrera, y que la única carrera de la que participó en Andalucía, España fue un gran éxito, al llevarse el primer lugar.

Estando tan cerca de ganar durante la carrera del 2018, Kevin espera poder llevarse finalmente la gloria en el 2021. “Es mi sueño, todos los días me levanto pensando en ganarlo, le pongo el mayor sacrificio para lograrlo”, sostuvo. “El Dakar es una carrera realmente muy complicada, son catorce días que estamos corriendo seis horas por día, pero voy motivado”.

Luciano, por otra parte, llega a su cuarto Dakar con una actitud calma, focalizado en sentirse personalmente mejor y más rápido al saber que hay muchos factores en esta carrera que no pueden controlarse. Además, los hermanos remarcaron que lo más importante es finalizar el Dakar sanos, no necesariamente entre los mejores, tratándose de una carrera muy exigente y peligrosa.

En esta nueva edición hay muchos cambios, incluyendo la implementación del airbag que agrega más peso al cuerpo, pero busca evitar la cantidad de pérdidas y riesgos que se vieron en la competencia anterior. Además, tienen solamente seis cubiertas durante la carrera, sin cambios de pistones ni posibilidades de arreglarla durante la etapa. Por otra parte, la hoja de ruta es ahora entregada quince minutos antes de empezar, lo que impide la estrategia y planes de equipo. Los hermanos se encuentran esperanzados de poder traer la victoria a Salta en la nueva edición de la competencia mundial.