Su exesposa lo había denunciado 40 veces desde la primer agresión física en mayo de 2020. No sólo lo acusó de violencia física verbal y física sino también de hostigamiento. Hace más de un año que ella vivía con custodia policial mientras él estaba libre e intocable por su rol como abogado asesor del Senado de la provincia. Finalmente, el caso llegó a manos de la fiscal Luján Sodero, quien lo imputó por diversos delitos y ordenó su detención. Desde el jueves pasado está alojado en la Alcaidía General.

Tras la primera denuncia, el reconocido abogado tenía una orden de restricción de acercamiento a la víctima que quebrantó en numerosas ocasiones, además de incurrir en nuevos hechos de violencia. El abogado de la víctima, Vidal Villalba, contó que le enviaba carne podrida y le decía que así iba a quedar. La fiscal Sodero lo imputó por 14 hechos.

La fiscal explicó que se advierte con claridad proclividad delictiva que caracteriza al denunciado y particularmente su abierto desacato del mandato legal y de las consecuentes disposiciones judiciales. Consideró que es evidente una actitud permanentemente acosadora, hostil, agresiva e intimidante de su parte, que muestra un abierto desinterés en acatar la manda judicial. En ese contexto, se tornó imperativo el pedido de detención, que aparece como único medio posible para asegurar el cumplimiento de las normas desatendidas y así lograr la protección de la víctima .