El juicio pasó a un cuarto intermedio hasta el lunes 22. Los alegatos serán el 2 de mayo. 


Terminó la ronda de declaraciones testimoniales en la primer semana del juicio contra Santiago Zambrani y sus padres por el femicidio de Paola Álvarez. La audiencia, que se lleva a cabo en la Ciudad Juidicial, pasó a un cuarto intermedio hasta el lunes 22. Los alegatos serán el 2 de mayo. 

En el juicio ya declararon la mamá y la hermana de Paola, también amigas de Paola y amigos del imputado. Todos coincidieron en afirmar que Zambrani estaba enamorado de ella pero que no existía una relación sentimental entre ambos. Incluso, la hermana de la víctima dijo que sentía asco por el acusado. 

Juicio por el femicidio de Paola Álvarez. (Web)

Otro testigo comprometió a Zambrani al declarar que, además de remisero, este se dedicaba a la venta de drogas. Dijo también que días antes de la desaparición de la joven el acusado le pidió a una amiga en común que le provea de una pastilla de clonazepan para “enfiestarse” y que luego le habría revelado a esta mujer que “se había mandado una macana”.

Mónica Morales, mamá de Paola, fue la primera en contar su versión de los hechos. La mujer destacó que su hija le tenía miedo a Zambrani. 

Hoy declaró una compañera de estudio de Paola. La joven relató que la víctima le había contado que un amigo (Zambrani) le quitó el teléfono y le bloqueó contactos para evitar que se relacione con otros hombres. 




Comentarios