Los uniformados están acusados de los delitos de favorecimiento de evasión e incumplimiento de los deberes de funcionario público.


La semana pasada se conoció la noticia de que seis hombres que se encontraban detenidos en la comisaría 45 de Tartagal se fugaron, aprovechando que se realizaban tareas de desinfección, por un túnel que habían excavado previamente en la zona de baños.

Al cabo de unos días uno de los prófugos fue recapturado, mientras que, en un giro insólito, otro de los evadidos, luego de publicar un descargo en Facebook donde aseguraba que se había fugado porque era inocente, dio una entrevista televisiva en la que reafirmaba su inocencia y decía que “Para que me den 9 años por algo que no hice, prefiero que me maten”.

Tras la investigación que se inició por el incidente, el fiscal penal 1 de Tartagal, Gonzalo Ariel Vega, imputó al oficial de servicio David Alejandro Velarde Calapiña, de 32 años y al cabo de guardia Cristian David Garzón, de 38, acusados de los delitos de favorecimiento de evasión e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Ambos prestaron declaración y permanecen detenidos.




Comentarios