El taxista salteño confesó en los medios que no tiene contacto con sus hijos, y quiere reencontrarse con ellos.


La semana pasada, Rubén Luis Martínez emocionó al país al ganarse el premio mayor en el programa Bienvenidos a Bordo, de Guido Kaczka. Tras ganar el taxi 0 km, Rubén contó públicamente que está atravesando un duro calvario: no le permiten ver a sus hijos.

Así lo comentó en diálogo con Canal 9, diciendo que “uno sabe con quién se casa y no con quién se separa”. Rubén explicó que la madre de sus hijos no le deja tener contacto con ellos. “Ojalá mis hijos me estén viendo. Como siempre les digo, su papá los ama y pienso todos los días en ellos”, agregó.

El taxista también confesó que tuvo gran dificultar para irse del hogar donde convivía con su expareja, de donde no pudo llevarse nada: “me rompieron el auto, me tiraron la ropa […]. Cuando una cosa no va más, no va más.” Finalmente, Rubén hizo un desesperado pedido para reencontrarse con sus hijos: “quiero tratar de llegar a mis hijos de alguna forma. Ellos tienen que saber que los amo, que papá siempre va a ser papá. Ahora tengo mucha felicidad, pero me falta esa parte.”




Comentarios