Según lo que denunciaron, no les recibían el documento con el recibo de sueldo.


Desde la madrugada de este miércoles, se dispuso que se suspendiera el servicio de transporte público masivo según lo decidido por Gustavo Sáenz. Las únicas excepciones son el personal de Salud y Policías, pero esta mañana empleados del  hospital Materno Infantil se quejaron públicamente por el servicio.

Como comunicaron en Profesional FM, tuvieron problemas al tomar el colectivo, pues no les aceptaban el documento con el recibo de sueldo. Según el mensaje de Whatsapp que envió el hospital, las directivas sobre cómo proceder en los próximos días indicaban que este documento serviría para que puedan continuar con su transporte.

Sin embargo, los conductores pedían y exigían una constancia o credencial de que trabajaran en el ámbito de Salud, mientras que algunas unidades no salieron del control porque no se les entregó barbijos, guantes de látex, ni otra protección.

También reclamaron que algunos choferes iban despacio, con las luces apagadas, porque tenían miedo a que gente quiera subir o se ponga agresiva por no poder viajar.

Desde Saeta se determinó que para acceder a las unidades, se deberá acreditar su ocupación en el ámbito público o privado. Aquellos que pudieron trasladarse con normalidad explicaron que ascendieron por atrás, y se sentaron cada dos asientos.

Algunas de las empresas si entregaron elementos de higiene y protección al personal del colectivo.




Comentarios