La tarde del martes fue una atípica en Salta, incluso atípica desde los primeros casos de coronavirus en el país, ya que tras el análisis de 9 casos sospechosos, uno dio positivo.

Se trata de un salteño de 40 años que volvió a la provincia después de un viaje a España, y que ayer se enteró que está infectado con el virus que tiene en vilo al mundo entero.

Como no es poco común en la capital, al poco tiempo de confirmarse la noticia, surgió el nombre del paciente, y la naturaleza humana, hoy exacerbada por las redes sociales, no pudo sino buscar fotos del hombre de vacaciones con su familia, sus perfiles de redes etc, y defenestrarlo por…¿volver a su país, tomar las precauciones necesarias y dar positivo para una enfermedad que pone en peligro su vida?

Uno de los tantos mensajes de odio que circularon por Whatsapp contra el primer salteño que dio positivo para coronavirus.

Había un clima de linchamiento, con acusaciones insólitas por parte de los usuarios de las redes, hasta que finalmente, el infectado (la víctima), rompió el silencio en diálogo con FM Pacífico.

"Se están diciendo muchas estupideces", dijo el hombre, que es abogado, en referencia a personas que aseguraron haberlo visto el pasado miércoles en Tribunales.  "Ese día yo recién me estaba subiendo al avión en Madrid, yo llegué el jueves a Argentina, se están diciendo muchas estupideces, no estuve en Tribunales", aseguró.

El letrado contó que viajó a España para ver un campeonato deportivo, pero en medio del viaje, su padre sufrió un problema de salud por lo que decidió regresar al país el 12 de marzo, donde se dispuso a cumplir con la cuarentena para poder visitar a su progenitor.

“No he visto a nadie, vine en el vuelo con barbijo, no te puedo decir cómo me contagié, yo llegué asintomático” dijo el profesional. Contó que además, como medida de precaución, pidió que le lleven el auto al aeropuerto para abordarlo solo y no poner en contacto con el posible virus a su familia.  “Estuve siempre con barbijo, no corrió riesgo absolutamente nadie”.

El letrado se encuentra en etapa de aislamiento total, y ya transitó por los primeros síntomas de tos, fiebre, dolor de cabeza y demás. El hombre se siente particularmente apenado por la difamación en las redes sociales: "Me preocupa que hablen estupideces, sin saber, la realidad que yo no hice nada que afecta la salud de ningún salteño".