Docente jubilada pero apasionada por seguir compartiendo sus conocimientos, Adriana Giménez, comparte en Facebook su experiencia de incursionar en la “bioconstrucción”, lo que le permitió concretar su sueño: tener su casa propia, ¡y hecha por ella misma!

//Mirá también: El robot ecoguardián de Santa Fe que lucha contra la contaminación y regala sonrisas

Adriana es la dueña de “la casa de botellas” de Rufino, un proyecto que ella tenía en mente desde 2013 o 2014, pero que puedo concretarlo en diciembre de 2018.

La casa de la botella de Rufino

Esta idea surgió en medio de una clase, cuando Adriana trabajaba con sus alumnos el tema del reciclaje de residuos. Fue así como se le ocurrió contactarse con Alfredo Santa Cruz, quién en Iguazú tiene su proyecto de la casa de la botella, y él viajó a Rufino para enseñarles la técnica de armado de paredes con botellas de plástico.

La casa de la botella de Rufino

El sistema es muy lindo y fácil, lo puede hacer cualquier persona sin tener demasiados conocimientos en el manejo de herramientas, con una simple tijera, un destornillador y plástico se puede empezar a trabajar”, detalló la docente jubilada a Sur24.

La casa de la botella de Rufino

Esta experiencia hizo que Adriana pensara en construir su casa con botellas y así concretar su anhelo de “casa propia” y ayudando al medio ambiente. Por eso empezó a juntar los elementos pero eran muchos por lo que las dejó embolsadas en su terreno; pero un día se encontró con todos destruido porque había dejado caballos.

La casa de la botella de Rufino

Abandoné el proyecto por un buen tiempo pensando que no lo iba a retomar”, comentó y agregó: “Pero la gente que me traía botellas de plástico también traía de vidrio, y aunque eran muy pocas las fui guardando; mi idea era hacer algún cantero o alguna mesa en el patio y como soy bastante perseverante decidí hacer la casa con botellas de vidrio”.

//Mirá también: Rafaela, una referencia nacional para el cuidado del medioambiente

Fue así como consiguió juntar 10.000 botellas de vidrio y armar su hogar: cocina, comedor, dormitorio, baño y una galería. “La casa quedó como yo imaginé”, remarcó Adriana orgullosa por poder hacer su aporte al cuidado del medioambiente, así lo demuestra en su fan page de Facebook Proyecto Casa Ecológica de Botellas.