En una espiral de violencia que parece no tener fin, dos jóvenes y una mujer resultaron heridos en dos nuevas balaceras producidas en las últimas horas en Rosario. Los ataques tuvieron lugar poco después de los tiroteos a la parrilla El Establo y al carrito Jorgito Junior’s.

El primero de los episodios se registró el lunes alrededor de las 20.30, en las calles Necochea y Ameghino, del barrio La Tablada. En ese lugar se encontraban dos jóvenes de 17 y 22 años tomando una gaseosa cuando fueron atacados a balazos por razones que aún son investigadas.

El chico de 17 años fue trasladado al hospital de Emergencias de Rosario (HECA), donde los médicos constataron que presentaba heridas de arma de fuego en el abdomen, glúteos y ambas piernas, por las que fue intervenido quirúrgicamente y permanecía internado en estado reservado.

HECA

El otro herido, de 22 años, identificado como Lucas S., ingresó al hospital Roque Sáenz Peña con múltiples lesiones de arma de fuego y esta mañana continuaba hospitalizado en estado reservado. Según las primeras averiguaciones el ataque se registró cuando dos personas que se movilizaban en una moto agredieron a los jóvenes cuando estaban en la vía pública, tras lo cual escaparon.

El otro ataque se registró entre las calles Lavalle y Dean Funes, del barrio Bella Vista, ubicado en la zona sudoeste de Rosario. Allí por circunstancias que son investigadas, resultó herida una joven identificada como Romina A. (24), quien se encontraba junto a otras personas cuando dos personas que se movilizaban en una moto les dispararon y luego escaparon a alta velocidad.

La joven fue trasladada al Heca donde los médicos constataron que presentaba un impacto de arma de fuego en la zona del tórax, por lo que también fue operada y este martes por la mañana permanecía internada en estado reservado.

Ambos ataques son investigados por el fiscal de Homicidios dolosos de turno en Rosario, Patricio Saldutti, quien ordenó una serie de medidas que apuntan a determinar la mecánica de los hechos e identificar a los tiradores.

Estos hechos se produjeron a menos de 24 horas de los ataques a tiros cometidos contra locales gastronómicos de la ciudad de Rosario en momentos en que se hallaban abiertos al público.

Uno de los hechos ocurrió en el restaurante “El Establo”, ubicado en Pellegrini e Italia, y el otro fue cometido contra el carro de comidas “Jorgito Juniors”, situado en 27 de Febrero y Laprida y en total fueron heridos un mozo y dos comensales. La Justicia sospecha que fueron cometidos por la misma banda, ya que el primer ataque fue a las 23.50 en “Jorgito Juniors” y, cinco minutos después, la policía fue alertada del segundo episodio.