Ezequiel Garay anunció su retiro del fútbol profesional a sus 34 años. El central que debutó en Newell’s y brilló en la Copa del Mundo Brasil 2014 con la Selección Argentina, colgó los botines con muchísimo dolor y molestias físicas.

//Mirá también: Ángel Di María tiene su doble: un churrero rosarino que es furor en su barrio

Garay, quien fue campeón con la “Lepra” en el Torneo Apertura 2004, posteó un mensaje en sus redes sociales para contar su decisión.

El mensaje de Ezequiel Garay.(Twitter/@Garay_24)

//Mirá también: Cuti Romero y un diálogo clave con Scaloni antes de la final de la Copa América

Desde hace tres años, llevo en silencio (junto a un equipo médico) luchando e intentando poner solución a un problema que apareció inesperadamente: ‘Cuadro clínico de coxartrosis izquierda, por alteración del cartílago de la cadera por constitución desde nacimiento sobrecargada por la práctica de actividad de impacto’”, relató el central.

Su cuadro le generó grandes dolencias. Son “dolores fortísimos que me impedían incluso caminar en ocasiones”, según Garay.

El anuncio de retiro de Ezequiel Garay

“Y el momento llegó... Hoy, día dieciséis de julio del 2021, me despido de mi carrera como jugador de fútbol profesional.

Debo reconocer que me hubiese gustado y estaba convencido de que mi retirada sería más tarde, pero no pudo ser.

Desde hace tres años, llevo en silencio (junto a un equipo médico) luchando e intentando poner solución a un problema que apareció inesperadamente: ‘Cuadro clínico de coxastrosis (hip arthiritis) izquierda, por alteración del cartílago de la cadera por constitución desde nacimiento sobrecargada por la práctica de actividad de impacto’.

Dolores fortísimos que me impedían incluso caminar en ocasiones. Reiteradas infiltraciones (exigidas por mí) para competir al máximo nivel. Pero sólo tenía un único objetivo: disfrutar de mi pasión, rivalizar y entregar alegría a toda una afición.

En febrero de 2020, se sumó otra grave lesión de la que me fui recuperando y lo conseguí, hasta tal punto de negociar con varios clubes para mi vuelta.

No puedo, siento que estaría engañando a ese club, a los aficionados y a mí mismo.

Comprometerse es una palabra que hay que cumplir, y mi compromiso tan sólo sería cobrar dinero a cambio de nada, ya que probablemente dos de cada tres partidos no los podría jugar por mi problema.

Empecé mi carrera desde pequeño con honestidad y quiero despedirme de ella de la misma manera.

Orgulloso de lo que he hecho hasta el momento, agradecido a cada club del que he formado parte y a la Selección Argentina.

Todos y cada uno de los compañeros con los que he compartido espacio y tiempo, me han hecho grande, feliz, he aprendido, llorado y reído.

Aficiones que me hicieron saber lo que es la emoción, disfrutar junto a ellos.

Y, por supuesto una de mis vitaminas imprescindibles en todo este recorrido: mi mujer e hijos.

Gracias a todos, estaré eternamente agradecido por tanto.

Hoy empieza una nueva etapa, una nueva vida en la que me acompaña lo imprescindible: la ilusión”.