Pasada la primera semana del receso, este lunes asomó el primer posible refuerzo de Rosario Central para afrontar la segunda parte del año. A pedido del entrenador Cristian González, el club analiza la posibilidad de repatriar a Federico Carrizo para disputar la Copa Sudamericana y el torneo de Primera División.

El volante de Cerro Porteño está en la carpeta del “Kily” con la mira puesta en los octavos de final del certamen internacional al que clasificó tras empatar con 12 de Octubre en la última fecha de la fase de grupos. Desde Arroyito confirman que hay interés pero advierten que el jugador tiene contrato hasta diciembre.

No digo que es imposible ni que va a venir. Hay que ver la forma de salir”, le comentó a Télam un directivo canalla sobre la situación. El “Pachi” tiene 30 años y se fue a Paraguay a mediados de 2019, cerrando su segunda etapa en la Academia.

Tras el inicio de su carrera profesional con la camiseta de Central, el cordobés pasó por Boca Juniors y emigró al fútbol mexicano. La idea del “Kily” es que regrese para jugar por la banda izquierda e incorporar otro mediocampista del lado opuesto.

Aunque falta mucho para retomar la competición, en el club ya suena Jesús Soraire como alternativa para cumplir con los pedidos del director técnico. El jugador de 32 años lleva tres temporadas en Arsenal tras pasar por varios clubes de categorías menores.