La Justicia provincial ratificó este martes la prisión preventiva del presunto intermediario que cobraba por ordenar balaceras en Rosario. El acusado de 33 años fue detenido hace cuatro meses, cuando lo imputaron por el intento de homicidio del exsocio de un empresario que quería eliminar a la competencia en la ciudad.

//Mirá también: Cómo operaba la empresa de sicariato en Rosario que vendía “masajes en las piernas y clavos”

Según el Ministerio Público de la Acusación (MPA), Germán Ponce fue el encargado de contratar a los autores del ataque fallido a pedido de Lucas Farruggia, titular de una firma de suplementos nutricionales. La investigación sobre el hecho en Avenida Nuestra Señora del Rosario al 2700 develó indicios de que solía coordinar atentados similares a cambio de dinero.

La defensa del hombre que trabajaba en Catering Gourmet solicitó su liberación bajo reglas de conducta en el marco de la causa. Sin embargo, el juez Román Lanzón decidió sostener la medida cautelar por la que también permanece preso el empresario identificado como su cliente.

//Mirá también: Afirman que el empresario que encargó un crimen quería eliminar a la competencia

En el marco de la pesquisa, fuentes policiales señalaron que Ponce pertenecía a la barra brava de Newell’s Old Boys. También le atribuyeron conexiones con “Los Monos”, aunque ninguna de estas cuestiones se desprende de la evidencia presentada hasta el momento por los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery.

Después del intento de homicidio registrado el 21 de abril en la empresa de la víctima, la banda contratada por el intermediario coordinó un segundo ataque en el que agregaron la posibilidad de matar a su hermano. Sin embargo, el plan que debía ejecutarse el 10 de mayo fracasó por la captura previa de Uriel Alejandro Reynoso, señalado como el autor del primer ataque.