Durante varios años en Rosario se barajó sin suerte la propuesta para crear un museo en la ciudad natal de Ernesto Guevara. La idea levantó vuelo de nuevo este viernes con la presentación de “Berlín, la Poderosa Ciudad Futura”. Así bautizaron el proyecto inspirado en la figura del “Che” para la reapertura de uno de los bares de mayor peso en la agenda cultural y artística a nivel local.

Lo que viene es superador”, aseguró Luis María Corradín como responsable del espacio cuyo cierre definitivo se confirmó a principios de junio. Sobre el nuevo plan, el dueño del lugar consideró: “Revalida y renueva el objetivo que aquellos jóvenes de los 90 teníamos como inquietud”.

La propuesta que cuenta con el respaldo de Ciudad Futura y La Garganta Poderosa apunta a abrir el abanico de actividades que se desarrollaron en Berlín durante más de 25 años. El museo se emplazará sobre el pasaje Fabricio Simeoni al 1100, a dos cuadras de la casa natal del “Che” Guevara.

Durante la presentación en la Plaza de la Cooperación, “Lulo” Corradín indicó que en Rosario se naturalizó la deuda histórica” con el revolucionario. En pos de ese objetivo, acotó que están dispuestos a sumar ideas y actores al proyecto. Como línea principal propus “recuperar y revalidar un espacio de la ciudad para que todo aquel que tenga una inquietud”.

“Estamos generando un hecho político importantísimo de cara al futuro”, vaticinó el dueño de Berlín respecto del museo que proyectan en el centro de la ciudad. En cuanto a la participación de su partido, la concejala Caren Tepp manifestó que construirán el lugar “desde la gestión social”.

Como referente de La Garganta Poderosa, María Claudia Albornoz consideró que “es emocionante poder juntar pequeñas revoluciones que cada uno protagoniza en diferentes lugares”. Aunque no conoció el emblemático bar del expasaje Zabala, la “Negra” se mostró entusiasmada ante la propuesta de abrir un “lugar de historia puesta en valor”.

El proyecto se anunció durante un acto en la Plaza de la Cooperación con la imagen del "Che" de fondo. Foto: La Garganta Poderosa

Berlín nunca llegó a anunciar su cierre definitivo de manera oficial. Creado en 1996, fue uno de los tantos espacios culturales castigados por las restricciones para afrontar la pandemia de coronavirus. Superada la primera ola de contagios en Argentina, sus dueños infiormaron en abril de 2021 que todavía no estaban en condiciones de reanudar la actividad y desde entonces la situación no mejoró.

Durante el primer año de emergencia sanitaria, el bar se dedicó al delivery de comidas y otras propuestas, pero jamás llegó a reactivar su escenario con shows en vivo. Lo mismo ocurrió con el subsuelo de pasaje Simeoni, despoblado y sin música durante las noches.