La pandemia de coronavirus le jugó una mala pasada a Nadia Podoroska después de una de las victorias más importantes de su carrera. Este jueves se suspendió su partido en Australia debido al contagio de un empleado del hotel donde se alojan ella y muchos otros deportistas que participan en diferentes torneos.

“Todas las personas que se hayan alojado en el Grand Hyatt entre el 16 y el 29 de enero deberán hacerse un test y aislarse hasta que reciban un resultado negativo”, explicaron desde la WTA. La medida afecta a más de 500 personas entre participantes, entrenadores y colaboradores de tres torneos.

La rosarina de 23 años había avanzado a cuartos de final del Yarra Valley Classic luego de derrotar a Petra Kvitova, número 9 del mundo. El próximo duelo con Marketa Vondrousova (21) se postergó al igual que el resto de los partidos del certamen. Lo mismo ocurrió con el Grampians Trophy y el Gippsland Trophy, otras dos competiciones que se llevan a cabo en la ciudad.

Los organizadores del WTA 500 indicaron que el objetivo es reprogramar para el viernes los cruces del cuadro. En el caso de Podoroska, el inicio del partido se prevé para este jueves a las 23.45 de Argentina.

Frente a esta situación, el director del Abierto de Australia, Craig Tiley, afirmó que el inicio del Grand Slam es “absolutamente seguro”. Al respecto, comentó: “Esperamos mantener su programación original. Soy muy optimista”.