Un grupo de 45 trabajadores del Hospital Geriátrico Provincial de Rosario quedó desvinculado este martes y salieron a protestar para pedir su reincorporación. No les renovaron el contrato y advierten que no hay personal suficiente para atender la demanda en el marco de la pandemia de coronavirus.

//Mirá también: Rosario superó los 500 mil vacunados contra el coronavirus

El conflicto involucra a médicos, enfermeras, musicoterapeutas, fisiatras, psicólogos y mucamos. El día anterior les avisaron por teléfono que no debían presentarse porque se había terminado el vínculo formal con el efector que depende del Gobierno de Santa Fe, el cual tiene alrededor de 200 camas.

A partir de esta situación, quienes están en planta permanente se sumaron a la protesta por la mañana frente al edificio ubicado sobre Ayolas al 600. “El hospital necesita este personal. Quedaron guardias descubiertas y los supervisores tuvieron que hacer malabares”, explicó una de las trabajadoras.

//Mirá también: El 60% de los rosarinos mayores de 18 años ya está vacunado contra el coronavirus

En diálogo con Canal 3, los manifestantes respaldados por ATE Rosario afirmaron que el Ministerio de Salud se había comprometido a mantenerlos en funciones hasta que terminara la pandemia. Por eso reclaman que se revea la situación, ya que la “demanda es muchísima”.

De acuerdo a lo que explicaron algunos trabajadores, el personal contratado había ingresado para cubrir a quienes están en riesgo frente al coronavirus. Sin embargo, en muchos casos aún no están en condiciones de retomar sus funciones.